Crianza

Existen en VIÑA EXTREMEÑA diferentes naves donde, en la penumbra y silencio de nuestras instalaciones, siguen nuestros vinos los procesos de estancia necesarios, tanto en barrica como en botella.

Las barricas, en su mayoría nuevas, tienen una capacidad de 230 litros, fabricadas artesanalmente de roble americano precedente de los estados de Missouri y Ohio.

En el interior de estas barricas, comienza la crianza de nuestros vinos y, en ellas, se produce su estabilización y la cesión del gusto peculiar del roble con todos sus matices.

Finalizado el tiempo de envejecimiento en madera, pasan los vinos a su embotellado, donde son sometidos a un riguroso control de calidad en los tapones.Las botellas con corchos defectuosos son retiradas de forma inmediata.

Finalmente, comienza la etapa de armonización en botella, donde el vino desarrolla su más afinado bouquet en atmósfera reductora, suavizándose y redondeándose en tiempo proporcional a su crianza antes de su comercialización.